Oraciones y plegarias para suplicar y solicitar ayuda o expresar nuestra gratitud
Inicio > San Alfonso María de Ligorio > VINO PARA SERVIRNOS Y SANARNOS

VINO PARA SERVIRNOS Y SANARNOS a San Alfonso María de Ligorio


Oración enviada por Padre Edgar hace 1 mes
Encender vela


Dios sorprendió a la tierra con una novedad, dice el Profeta (Jer. 31, 22). La Encarnación del Verbo fue esa saludable sorpresa que a todos nos hizo renacer en ese afortunado instante que se llamó plenitud de los tiempos: «Cuando vino la plenitud del tiempo, envió Dios a su Hijo para redimir a los que estaban sometidos a las consecuencias de la Ley» (Gal. 4, 5).
La plenitud de gracia vino con la plenitud del tiempo a reparar la ruina que ocasionó el pecado. María aceptó ser la madre del Hijo de Dios, y el Verbo Eterno tomó la condición humana, comenzando a redimir al mundo.
«No desdeñó Jesús -como canta la Iglesia- el seno de la Virgen» (Himno Ambrosiano). Quien era en el seno del Padre inmenso y omnipotente Dios, se hace en el de María criatura pequeñísima y frágil. Toma forma de esclavo (Fil. 2, 7) quien es Señor de todo lo creado. ¿A quién puede ocurrírsele un gesto humano de mayor amor y cercanía?
Se cuenta de San Alejo que, siendo hijo de un noble, renunció a sus privilegios y se puso a trabajar entre los criados de su casa, pidiendo ser tratado como uno de tantos... Pues infinitamente más admirable es la condescendencia de Jesús al ponerse al servicio, no sólo de la voluntad del Padre, como Redentor, sino también bajo la obediencia de sus criaturas, es decir, de José y de María.
Por lo tanto, estando muertos a la vida de Dios ya abandonados a la desesperanza, envió Dios a su Hijo Unigénito, el cual, movido por las entrañas de su misericordia, gustosamente descendió del cielo.
He aquí a nuestro Redentor, vestido ya de carne y hecho hombre, que nos dice: «Yo vengo para que tengan vida» (Jn 20,10) y tomando sobre sí la muerte.
Vino, pues, nuestro médico, a sanar al enfermo. Se mezcló entre nosotros hasta asumir nuestra enfermedad, ya que los cuerpos son el lecho de las almas enfermas. Que si los otros médicos se afanan lo que pueden por sanar al paciente, sólo Jesucristo cargó con la dolencia para mejor curarnos.
Vino a desempeñar este piadoso oficio, a fin de conquistar tu confianza. Llevó tus sufrimientos y cargó tus dolores, como dice el Apóstol, para que sus heridas te curaran.
Tomó la medicina de un humillante nacimiento, para que tú vencieras el impulso de la soberbia.
Abrazó la pobreza material, para que no te infecte la codicia.
Abrazó el sufrimiento, para que las penalidades no te destruyan.
Y tú, ¿preferirás atarte a esclavitudes que te hacen desgraciado, antes que seguir libre y alegremente a Jesucristo?
Amado Redentor, si me hubieras permitido pedirte la mayor prueba de amor, jamás se me hubiera ocurrido pedirte que nacieras niño. Pero Tú hiciste lo que nunca yo me hubiera atrevido ni a pensar.
Viniste para llamar al pecador, y yo no soy precisamente un justo; a curar al enfermo, y yo tengo necesidad de médico; a buscar al que se había perdido, y yo camino errante. Oh Señor, refugio de los pobres, ¿cómo voy a temerte? Sólo temo a mi debilidad, pero esta pobreza mía me aproxima a Ti que te hiciste cercano como un niño.

Meditaciones para el Adviento. Fragmentos.
Enciende una vela

Selecciona el color de la vela que deseas encender de forma virtual. Poner una vela es totalmente gratis.



Tu vela permanecerá encendida durante 7 días.
Enviar oración a la nube

Envia esta oración a la nube para que sea escuchada




Imágenes

No se ha encontrado imágenes con esta oración a San Alfonso María de Ligorio.

Crear imagen con esta oración



En ORACIONES para..
Ya tenemos 4,058 oraciones y plegarias para 5.350 Santos. ¡Gracias!

Oraciones a San Alfonso María de Ligorio


© 2020 - OracionesPara.com Top Oraciones Buscado recientemente Ayuda Contacto & Privacidad Contacto

eXTReMe Tracker